lunes, 2 de abril de 2012

"La señora Planchita y un cuento de hadas pero no tanto "

Graciela Cabal
Ilustraciones de Elena Torres.
Buenos Aires, Sudamericana, 1999. Colección Pan Flauta.
1ª edición: Buenos Aires, Quirquincho, 1988.


La protagonista de este cuento es una típica ama de casa, que realiza las tareas típicas que implica cumplir este rol (que es el rol que la sociedad asignó tradicionalmente a la mujer): lavar los platos, fregar los pisos, tomar el té con una suegra insoportable y competitiva, encargarse de la educación de sus hijos y, por supuesto, ver la novela de la tarde mientras plancha las camisas de su marido. Este último es el que trabaja y provee de dinero a la familia. En un principio, la señora Planchita no solo no muestra disconformidad con su posición en la estructura familiar, sino que se empeña de modo obsesivo en realizar estas tareas a la perfección. La señora Planchita va a comenzar a problematizar todo lo anterior cuando entra en juego Florencia, su pequeña hija, que presenta actitudes que se alejan de lo que la sociedad espera de una niña-futura-mujer-ama-de-casa. Es decir, la niña es “… un poco, un poquito, un poquitito… varonera”, además, no tiene interés por planchar, pero sí le encanta leer. Y leer, ¿para qué le puede servir a una mujer?
Entonces, lo interesante de este relato, no es la historia en sí misma, sino que abre una puerta para debatir acerca de la mujer y su rol en una sociedad patriarcal (no es casual que la novela que mira la protagonista se llame “Amo y Mandón: el gitano Señorón”). El fragmento seleccionado al principio es muy ilustrativo de lo dicho anteriormente: al hijo varón le regalan el juego de química, que es ciencia, que implica creatividad, estudio… En cambio, a la niña le regalan una escoba para limpiar la casa a la cual el hombre llegará luego de la jornada laboral. La mujer, desde que nace, con los juguetes que juega, es relegada al ámbito de lo doméstico. El espacio que tiene para moverse lo delimitan las cuatro paredes de su casa. Este cuento, entonces, puede ser el puntapié para iniciarse en el cuestionamiento de estas cuestiones de género.


Graciela Beatriz Cabal (n. Barracas, Buenos Aires, 11 de noviembre de 1939 - f. el 23 de febrero del 2004), fue una escritora, docente, editora y periodista. Se dedicó especialmente al público infantil, escribiendo más de cincuenta obras en este género.
Se desempeñó como maestra. Es egresada de la UBA, de la carrera de Letras. Trabajó en la editorial Centro Editor de América Latina, como Secretaria de Redacción de numerosas colecciones de la misma. También realizó labores de guionista, por ejemplo en el ciclo Argentina Secreta.
Presidenta de Alija 1993 a 1995. Cofunda y codirige la revista La Mancha entre 1996 y 1998. Fue coordinadora de distintos talleres y proyectos de fomento a la lectura, tanto en el plano del gobierno nacional como local.

2 comentarios:

  1. Hermoso libro para trabajar educación sexual integral en el nivel inicial! Muchas Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana Karina por darnos tu opinión.

      Eliminar